activamentes
29 septiembre
2010
escrito por Verónica Arias

Abordar problemas o dar malas noticias?

Desde el caso extremo de la comunicación de un despido, hasta todas las cuestiones espinosas y difíciles que a diario se suscitan en todos los niveles de la convivencia laboral, la buena comunicación de una situación problemática debe estar centrada en la consideración del que recibe la “mala noticia”. Consideramos, cada  vez más, que el ejercicio de la empatía es el factor clave que pone en juego la habilidad  de sumar diferentes perspectivas.

Reflexionar y profundizar sobre este aspecto es esencial en el “management”, en el liderazgo de gestión, para la resolución de conflictos y eficacia en la obtención de resultados.

Antes de informar problemas y desacuerdos hay que trazar un mapa posicionando muy bien el objetivo al que se quiere llegar, filtrar prudentemente lo que se quiere expresar con claridad y estar muy bien preparado para escuchar y dar oportunidad a que la persona informada tome su lugar en el asunto.

Así es cuando informar una «mala noticia» es poner palabras que aporten inteligencia en el problema.

Tener personal a cargo requiere una madurez y equilibrio personal que depende de las habilidades innatas, capacitación y fundamentalmente de la experiencia.

Jefes y gerentes deben lidiar cotidianamente con “malas noticias” y no perder la distancia óptima para ejercer desde su liderazgo una autoridad responsable evaluando en complejidad y brindando la información y contención requerida para la superación de las mismas.

Es en las situaciones exigentes donde se pone a prueba el criterio de “buen trato” que debe poseer el ejecutivo y que preserva la dignidad de las personas, al que abonan un mix de competencias (talentos) requeridas para posiciones ejecutivas medias.

Contacto: veronica.arias@activamentes.com.ar

Dejar Comentario