activamentes
29 septiembre
2010
escrito por Verónica Arias

Definir los valores fundamentales de la organización (en tanto grupo y proyecto) y asumir el compromiso de guiar a las personas involucradas hacia un mayor rendimiento, alineando de la mejor manera posible los talentos personales haciendo de la motivación el baluarte de una  identificación a los rasgos característicos de la empresa es sinónimo de éxito y crecimiento sustentable.
La dinámica empresarial hoy más que nunca exige, además de ideas claras, flexibilidad y creatividad, una profunda concepción sistémica dónde la máxima establece que la suma de las partes supera al todo. Los individuos que componen la estructura de la organización forman un sistema interdependiente altamente dinámico.
Son tantas las cosas que quedan en el tintero y abandonadas en la papelera a nivel de los recursos humanos, léase tus empleados, que si tomaras el toro por las astas, bajaras un cambio y decidieras darle lugar a la información que va a parar a los oídos de sus cónyuges, amigos o padres, recuperarías un valioso material para reinvertir en tu negocio.
Se trata de saber si ellos consideran que las cosas se están haciendo de la mejor manera. Sean cuestiones administrativas o relativas a la atención de clientes, de marketing o de la necesaria burocracia de los procesos, tus empleados imprimen su sello personal en las tareas que realizan, ponen vida y su marca personal en la actividad que realizan porque es “su” trabajo. No se olvidan de que es “tu” empresa.
Se ha llamado “Análisis de Clima Organizacional” al intento de delimitar, reconocer y evaluar los liderazgos, los puntos y los espacios donde los valores y la dinámica de tu pequeña o mediana empresa se nutre o podría nutrirse con el aporte del potencial silencioso de cada uno de los que en ella trabajan.
Estudiar las diferencias y la alteralidad en las relaciones permite acceder a una fuente de conocimientos, información y reflexión independientes acerca de los problemas y de las capacidades disponibles para su solución.
Sabido es que promoviendo la participación se genera satisfacción interna, entusiasmo, conciencia y fidelización a los objetivos.
Si estás con el propósito de elevar la productividad y la calidad de tu gestión tienes que abordar los ejes de la cultura en tu organización que está inmersa en un universo social cambiante. Definitivamente ha cambiado de paradigmas en lo que va de la revolución industrial a nuestros días. Es el cambio de una sociedad mecánica y previsible a la nuestra, menos monolítica, más compleja y con nuevas riquezas e incertidumbres.
Se trata de convertir los “problemas”, es decir, traducirlos, llamándolos por su nombre, para que se constituyan en “temas”.
¿Has pensado como evaluar las variables intervinientes entre los factores formales de tu sistema organizacional y el aporte del comportamiento individual considerado como potencial?

Contacto:  veronica.arias@activamentes.com.ar


 

Share This Post

1 comentario

  1. lizie
    06/10/2010

    INTERESANTE CUESTIÓN PARA EVALUAR EQUIPOS AUTOGESTIONADOS
    Me pondré en contacto
    Saludos

Dejar Comentario